Envases biodegradables y envases compostables

En la actualidad existe una creciente tendencia en el mercado hacia envases de packaging más sostenibles. Noestro compromisos es para que en el 2020 todos nuestros envases sean biodegradables y compostables. En el tiempo que nos queda hasta el 2020 estaremos explorando diferentes soluciones de envasado con el fin de reducir el uso de plástico y facilitar el reciclaje de los envases actuales. Los envases son biodegradables y compostables porque se producen con materia prima que procede de la fibra de la caña de azúcar, pulpa de maiz o una multitud de otras fuentes vegetales.

* un envase biodegradable es aquel que se degrada estando en contacto con el medio ambiente pero no tiene porque ser compostable. Un envase      biodegradable puede descomponerse en los elementos químicos que lo conforman, debido a la acción de agentes biológicos, como plantas, animales, microorganismos y hongos, bajo condiciones ambientales naturales; es decir, que puede descomponerse en nutrientes y biomasa, en condiciones que se dan normalmente en la naturaleza. Siguiendo esta definición, cualquier producto es biodegradable, pero lo realmente importante para el medio ambiente es el tiempo en el que este material se degrada.

* un envase compostable es biodegradable pero además se composta, es decir se degrada en contacto con el resto de residuos orgánicos convirtiéndose en compost o abono. Envase compostable es aquel que puede biodegradarse por acción microbiológica en un corto período de tiempo y sin dejar residuos visibles ni tóxicos. La clave está en que los tiempos se acortan: para que pueda considerarse compostable, un material debe biodegradarse a la vez que el resto de materia orgánica que llega a una planta de compostaje.